Vigésima primera consideración intempestiva

Seguiamos leyendo el mismo periódico de un 28 de Junio, creyendo que era el del día presente. Creiamos que el 28 de Junio nos alcanzaría para todos los 365 días del año, pronto se convirtió en un “remake” de Orgullo y Prejuicio combinado con un final de García Marquez, o quizás sería algo más perpetuo como 100 años de soledad. “Quizas hay personas que son muy buenas estando solas”_ me dijo un día Brenda. Nada se sabe hasta intentarlo. Es cuando entra la dialéctica y se vierten posturas muy defendidas. Hago todo esto como una reflexión personal, intentando encontrar toda la concreción detrás del sentimiento humano llamado “Amor”, etimológicamente dificil de definir, teologicamente fácil de creer, de manera axialogicamente algo muy virtuoso. Quizas por eso leo Nietzsche mientras escucho You Shook Me, “la tercera consideración intempestiva” resulta impregnante al unísono del riff de Page. Deje de ser personaje de esa novelilla amorosa y me convertí en lector, cuando me enteré de un daño a mi negligencia, un daño que quizás negaba a voluntad, ¿por qué lo hiciste?, me lo empecé a preguntar después de haber aceptado el hecho de vivir con mis enfermedades psíquicas, lo preguntaba no para sentir miseria o buscando una excusa para salir por la tangente con una libertad victoriosa, era curiosidad, ¿por qué lo hiciste?, Mi virtuosidebilidad es creer siempre lo bueno en las personas, mi virtuosidebilidad me llevó a la conclusión de creer que cometiste un error de juicio, porque no hay maldad en tu alma, errores de juicios alimentados por la inexperiencia, como los míos, buscando la experiencia en la inexperiencia; ergo: errores de juicio. No tienes maldad, no eres mala, pero hay algo muy semejante a la maldad que se puede confundir, se llama miedo. Y yo tenía miedo, a perder algo, curiosamente no tengo nada que perder y parece ser que nunca he tenido algo. “No se puede perder algo que no se tiene”, usare el verbo perder en un tiempo preterito: “No se puede perder algo que no se tuvo”. Hay una tranquilidad en mi alma detrás de este enunciado, por eso escribo esta “vigésima primera consideración intempestiva”, solo tengo algo que decirte: gracias. Me diste la consideración intempestiva para definir el último principio de mi filosofía, terminé de buscar lo que deseaba encontrar, la “temporada de patos” se pospone hasta el año proximo. ¿Por qué escribo todo esto aquí?, muy fácil, para alimentar el morbo humano, lamento esto querido amigo(a), seguid continuando con tu vida, viendo videos de gente cayéndose y compartiendo memes, si no entiendes ni la mitad de lo que escribí “seguid viendo videos de gente cayéndose y comparte memes”.

Para Rebeca N. después de considerar minuciosamente lo ponderado el 11 de Junio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s