Hoy va ha llover en la tarde y se mojarán mis zapatos

Hoy va ha llover en la tarde y se mojaran mis zapatos,
Caminaré sobre el filo de las calles saltando entre charco y charco,
Los hilitos de agua escurren, como las lagrimas de los niños,
Ellos se alborotan con el uniforme puesto y la mochila de sus libros

Son las 6:00 pm y las campanas suenan de la iglesia,
La pequeña plazoleta de los enamorados se vuelve desierta,
Una señora empieza a instalar apresuradamente su puesto de elotes,
Ahí andan los niños, jugando con el agua de lluvia atajada en los botes

El cielo con nubes grises tocan los grandes cerros a lo lejos,
Yo solo veo esos cerros con un tácito respeto.

El viento empieza a tocar las hojas de los arboles
Don Rómulo asevera que Jalpan está cambiado, es muy distante.
En el quiosco nos resguardamos de la lluvia que otra vez llega.
El señor del sombrero, estaciona su carrito de paletas

Dice que viene de Michoacán, y llegó a este lugar para morirse
Cualquier lugar es bueno – dice don Rómulo – para morirse.
Yo regresé del otro lado, también para hacer eso.
Mis hijos, son de allá y mi señora también, lo único que me queda es ser viejo.

“Cualquier lugar es bueno para morirse”, yo también quiero hacerlo aquí,
Me pregunto si la vida me cumplirá mi último capricho también a mí.

Hoy va ha llover por la tarde y se mojarán mis zapatos,
Caminaré sobre el filo de la calle saltando entre charco y charco.
Caminaré sobre el andador Petra de Mallorca, y me desviaré por otro rumbo
Andaré buscando errante un café, antes de que entre al turno.

Ese de ahí es muy bueno, escondido en la segunda planta,
Nunca me quede a tomarlo ahí, enfrente del asta.
Pero creo que en alguna ocasión salí al balcón a contemplar el crucero,
Siempre era para llevar, – por favor, con dos azúcar Lucero-

Una señora cargando un bulto dice una sarta de groserías,
La envidio por poder ser ajena a todo ese laberinto.

Ahora estoy sentado bajo una luminaria al lado de un río.
Son las 4 de la mañana y el frío se reciente en la cara.
Fue un turno pesado, me siento para sentir que sigo vivo,
Me siento unos minutos para saber que aún tengo alma.

Subo esa pendiente pesada y llego al Mercado,
Todo esta desierto y Jalpan duerme como un niño tierno,

Llego al departamento con el frío y con el agua pegando en el rostro
Es invierno, es un jodido invierno del demonio.
Llego al departamento, con los zapatos mojados,
Solo quiero dormir, solo quiero sentir que ya estoy curado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s