Verónica

Por las noches escucho I Can’t Quit You Baby,
Me hace sentir tranquilo, pausado.
Como aquella vez en la terraza, ¿lo recuerdas?,
Mis brazos enredaron a tu pequeña cintura
y los tuyos colgaron de sobre mi cuello,
Con un ritmo lento, bailábamos el jazz sobre aquel piso.
I guess I gotta put you down for awhile.
Said you messed up my happy home,
Made me mistreat my only child.
Yo 22, tú 17.
Escucho I Can’t Quit You Baby y pienso qué tal vez debería irme por un tiempo.
Tu cuello huele extrañamente a madera, huele a hogar.
Como desearía detener el tiempo y no irme de aquí.
No quiero volver a casa, pero tú sabes que no puedes venir conmigo.
Said you know I love you, baby,
My love for you I could never hide.
Mis dedos se enredan entre tus cabellos,
Ellos no quieren dejarme ir,
Me dicen ¿por qué te vas?,
Pero se me acabaron las 3 semanas.
Tus ojos color miel, pronto me van a olvidar,
Tu cabello ondulado se volverá lacio para correr los dedos,
Vas a crecer, vas a vivir, vas a olvidar.
Dios quiera que volvamos a encontrarnos,
Y que el olor a madera no desaparezca de tu cuello jamás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s