Cotidianeidad No. 1

<<Ya sabes como me gusta cariño, ligeramente amargo y sin leche>>
-Sí, lo sé. Cada mañana lo repites como si fueran tus rezos matutinos-
<<Por eso me encantas>>
-¿más que el café que preparo?-
<<más que ese elixir que preparas mañana a mañana>>
-¡Ojalá pudiera creerte mentirosillo!-
<<¿cómo sabes que hago mis oraciones antes de las seis?>>
-Lo descubrí la primera noche que dormí contigo, literalmente dejas un gran espacio vacío-
<<Mira quién es la mentirosilla. Tú te levantas a las seis en punto a hacer pis>>
Ella sonríe con una taza de café en las manos.
-¿Más que el café que preparo?-
<<Más que ese negro con dos de azúcar. Y más que The Lemon Song los domingos antes de ir al culto>>
-¿Lo dices por Robert ó por Page?-
<<No puedes hablar de uno sin el otro. Es como una Trinidad, pero no usando estrictamente el sentido del término, sabes a lo que me refiero.>>
Ella rodea mi cintura con su brazos, quedando a escasos centímetros nuestros rostros. Ella empieza a balancearse, como si de un blues se tratara.
-¡Silencio, pequeño Oliveira!- continúa balanceándose, yo hago lo mismo – No sabes el trabajo que me costó hacer que dejarás de filosofar-
<<¿Pequeño Oliveira?, ya estás leyendo mis libros entonces>>
-¡Silencio pequeño Oliveira!- Sonríe de nuevo – ¿Más que Squeeze me, baby, till the juice runs down my leg? –
Sonrío ahora yo. <<me encantas>>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s