Cotidianeidad No. 2

<<No cariño, los dedos tienes que separarlos más. Así, ¡mira!>>
-¡Esto me está matando!-
<<Con paciencia se puede lograr mucho. Ahora intenta tocar la primera cuerda, después la tercera y por último la segunda. Así en ese orden>>
-No entiendo como aguantas los dedos-
Suelto una leve carcajada <<al principio hasta morados se me ponían los condenados>>
-¡Mira que masoquista me saliste!-
<<Sólo lo necesario querida>>
-¿Así?-
<<¡Exacto!, ahora intenta tocar suavemente las cuerdas que dije>>
Se escuchan tres sonidos muteados.
<<Separa un poco más los dedos y oprime con más fuerza>>
-¡Carajo!, ¡pero como duelen!-
Sonrió <<No soy el único masoquista aquí entonces>>
-Cuando tú lo haces, se ve tan sencillo-
<<Parece sencillo, pero no siempre es sencillo>>
Vuelven a sonar tres sonidos ligeramente muteados.
<<Bueno, eso suena mucho mejor>>
-¡Vamos por menos!- me voltea a ver – ¿Cuánto falta para terminar?-
<<Ese era el primer acorde, falta que aprendas otros siete, esos son los que componen la canción>>
-¡Me lleva la … –
<<¡Ah!, sin palabrotas querida>>
-¡No me calles que también a ti te toca!-
Empiezo a reír
<<Toma un descanso, continuamos después>> Me levantó del piso <<Voy por un poco de tinto. ¿Una copa?>>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s