Tita

‹‹¿Podrías tocar Wonderwall?››. No me costaba nada rasguear, no me costaba nada rasguear un Mi menor 7, un Sol mayor, apreciar el hundimiento del tono con el Re 4 y cerrando el ciclo con La 7. Repetir el procedimiento hasta que el chorus, alterara el sonido introduciendo un acorde armónico para dar pie al because maybe, you´re gonna be the one that saves me?. ‹‹Mi canción favorita…›› decía ella; y no la culpo. Ella escuchaba rock, y Wonderwall puede considerarse un himno para cualquier adepto a esta forma de sentir. Tristemente mi himno no es Wonderwall¸ tristemente y afortunadamente. Wonderwall es una canción bilateral, necesitas a un homónimo para poder decirle and after all, you´re my wonderwall. Es jodido porque no encuentro seriedad para decirle a alguien and after all, you´re my wonderwall. Prefiero mi himno unilateral, ese que solo comparto yo conmigo mismo en cualquier momento de la vida, y que me recuerda ´cause it´s a bittersweet symphony this life. 

Pero heme ahí, tocando Wonderwall, ver como murmurabas las líneas de la canción porque eras la única que conocía la letra, eras tú congelando el tiempo, saliendo de toda esa armadura emocional que resguardaba el lado más bonito que tienes, y que negabas tan profundamente a mostrarlo al mundo. El lado más bonito, siempre es el más vulnerable. Pero deshacías todo los muros para convertirte en Wonderwall. Quizás cantabas con alguna esperanza, por eso tus ojos se abrían más y delirabas al aire because maybe, you´re gonna be the one that saves me?.  ¿Quién podrá salvarte Tita?, tal vez ya estés salvada en este momento o quien sabe, pero esa tarde necesitabas que alguien te salvara.

Me agradaba Wonderwall, es algo muy bonito, como ese lado oculto que tenías. Mas vas aprendiendo con el tiempo que no tiene nada de malo sentir, que ser fuerte no significa guardar y callar. No hay porque tener miedo y creer, expresar tus ideas tus convicciones; y en definitiva, nunca aparentar algo que no sientes. Porque tal vez, vas a ser la única que se salve a sí misma y nadie más. Me agradabas, en serio lo hacías Wonderwall, cuánto desearía poder tocarte nuevamente en mi guitarra, deslizar mis dedos sobre tu piel, desde el tercer hasta el doceavo, tomarte de la cintura y hacer un Bend con la segunda cuerda, apuesto que te encantaría escuchar Led Zeppelin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s