A. M.

El café empezó a hacer efecto.

Después de las 8:25, más bien dicho justo a las 8:25 cuando she´s a rainbow empezó con los primeros tintineos. Una masa nebulosa atravesó mi alma para darme un confort por escasos segundos, que apenas pude percibir. Me dieron ganas de escribirlo, así que posteriormente de que she´s a rainbow hubiera reproducido los primeros tintineos abrí la plantilla de Word.

Llevo días pensándolo, mis amigos dicen que es una tontería, otros dicen: “no es justo”. Ayer precisamente me decidí a comprar café para tener en las mañanas, había reservas dentro de mí en comprarlo en ese puestecillo del mercado; ‹‹café de neblinas, es muy buen café›› dice la señora que me lo vendió. Para ahorrar tiempo y preciosos minutos de sueño, preparo la comida por las noches, y también el café; fue una verdadera fortuna saber las medidas exactas para un litro de agua (un poco pasado de azúcar pero tolerable).

Llevo días pensándolo, como un proyecto a futuro, ellos dicen ‹‹estás loco››. Entonces llegó esa masa nebulosa que atravesó el alma, la misma que me hizo bailar ayer el riff de Malcom Young después de las 7 am.

Me sentía de buen ánimo, llegué al trabajo, salude a los compañeros, acaricie al gato negro (que ni el ingeniero ni yo, lo habíamos visto desde hace un par de días) ‹‹seguro andaba de cabrón, como ya no tiene gata›› me dijo el ingeniero. Exactamente eran las 8:25 cuando la masa nebulosa color rosa tenue (¿Qué otro color se le puede dar al amor, sino aquel que nos predeterminó el mundo desde hace quien sabe cuándo?), pero fue en el momento exacto después de oprimir el botón play para She´s a rainbow, tal vez a los 2 o 3 segundos de que empezara a reproducirse la canción, me invadió una satisfacción muy completa.

Empiezo a creer, empiezo a verla, ‹‹estás loco›› me dicen, ‹‹estás enfermo››. Creo que el gato estuvo ausente 2 días, el sábado fue el último día que lo vi, ‹‹este aunque sea es simpaticón›› dice el ingeniero. Hoy que llegué, estaba adentro de una caja de cartón echado, como si hubiera trabajado toda la noche; ‹‹maldito gato, podrá dormir toda la mañana››. Fueron escasos 5 o 6 segundos, que me impregno todo el cuerpo y atravesó el alma la masa nebulosa color rosa tenue, fue esperanza, fue alegría; como la que empiezo a sentir cada vez que te veo. Después de todo, el café tenía un sabor decente, obviamente es negro y ligeramente cargado, ‹‹es que así debe de ser›› dice el ingeniero. Fue exactamente a las 8:25, ¿Qué cómo lo sé?, porque vi el reloj del monitor, después de que She´s a rainbow empezara a reproducir sus primeros tintineos. Vi el reloj y me dieron ganas de escribir sobre esa masa nebulosa color rosa tenue que últimamente se apodera por escasos segundos del alma, ya sea por las mañanas (A.M.), ya sea por las noches también (P.M.).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s