Para el vato que quería con la misma morra que yo

¿Por dónde empezar hermano?

y te digo hermano porque aunque no lo quieras somos hermanos. Tal vez no de sangre, tal vez no de compas, tal vez haya otros elementos subyacentes y tangibles que nos hacen hermanos.

Escribo esto después de tanto tiempo, porque no me había parecido tan gracioso como ahora. En el mundo jurídico podría decir que se extinguió la litis, el problema, la situación, y otros tantos sobrenombres que podríamos darle al asunto; pero es verdad, se fue la morra. Utilizando este último término sin la menor intención de ser despectivo.

Es triste, lo sé, es triste. Créeme no soy insensible a esas cosas. Pero no deja de causarme curiosidad el porque hubo, hasta cierto grado, una clase de enemistad sin ni siquiera conocernos. Pero así somos los hombres maldita sea. Cuándo un extraño viene por nuestras mujeres, el camino más viable es asesinarlo, pero he aquí el detalle, somos hermanos. Te entiendo, créeme, a mí también me paso, tuve que matar a uno que otro cristiano para que no se llevara a nuestras mujeres, pero maldita sea, yo no me quedé con ninguna. Ahora me doy cuenta que eso no tiene sentido. Uno nunca sabe para quien trabaja, y menos en ese asunto de las mujeres. Al final, empiezo a creer, que son ellas quienes nos asesinan. Dijera Oliveira ‘Merde Alors’.

Perdona por eso último. Pero yo no entiendo porque tuvimos que entrar en esa disensión si somos hermanos. Yo no tengo nada contra ti, créemelo. Tengo mis cosas, y a muchas personas no le parecen, mas puedo respetar eso. No puedo caerle bien a todo mundo, pero vamos, tengo carisma. Quizás resulte chocante que no sepa mucho de carros y no me apasionen tanto las películas de Vin Diesel (y acabo de googlear el nombre porque ni sabia como se escribe) pero vamos, por eso no se acaba el mundo.

Fueran otros tiempos, en símbolo de vuena boluntad, te diría: “vamos por unas caguamas”. Así lo hacen en mi tierra, así sellamos la amistad.

Tal vez te resulte chocante que sea un hombre pasivo, leer y escribir. Soy malo para el fútbol y escucho rock de los setentas. Pero vamos, por eso no se va a acabar el mundo.

Si te encontrara por la calle, te saludaría con ánimo; y si fuera con algún acompañante le diría: “ese man, también quería con la misma morra que yo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s