El mundo necesita a las personas rotas

Jazz No. 1 

De primera instancia, los psiquiatras estarían en bancarrota, desempleados o recetando paracetamol en consultorios de mala muerte.

El progreso científico en stop. Ya no buscarían la cura para la tristeza. Tantos años de investigación al quinto carajo por ya no tener la necesidad de curar lo que curó la felicidad.

La industria farmacéutica en desplome próximo. Millones de píldoras en los anaqueles esperando a caducar por estar en desuso. Millones de dólares perdidos de la noche a la mañana.

Los libros ya no tendrían de que hablar. No tendría sentido buscar amor, dolor, odio en ellos porque nadie odiaría y ni sentiría dolor, y el amor sería tan cotidiano que caería en irrelevancia buscarlo en páginas.

Las canciones dejarán de sonar en la radio. Nadie preguntará ¿dónde está el amor? Porque el amor ya está aquí.

Todo fin quedará en recuerdos. Se llegó a donde se quería llegar.

Jazz No. 2

Entonces, ¿te das cuenta de que nos necesitan? Más ellos, que nosotros a ellos.

El hombre busca un fin. Todos van tras anzuelos que tienen rostro de felicidad. En el pasado la gente mató para alcanzarla, pero no lo lograron.

Maslow dijo: Es cierto que el hombre solo vive para el pan, cuándo no hay pan.

Pero también el hombre vive buscando la felicidad, cuando no hay felicidad.
Es así como la esperanza llegó a nuestras vidas. Y las píldoras junto con ella.

Jazz No. 3

Ahí te tienes.

Contando los pedacitos en los que te convertiste. Lo poco que dejó los fármacos y la vida.

Tienes un buen montoncito frente a ti. ¿Qué vas a hacer?, ¿tratarás de formar un muñequito con eso? No tendría sentido, al poco tiempo se desmoronaría y volverías a tener el mismo montoncito.

¿No te das cuenta qué es como la arena del mar?

Los turistas tratan de moldear la arena, hacer castillos y esas cosas, pero al final del día la arena vuelve a ser un montoncito de tierra también.

Y aquí nos tienes, contando cada grano como si fuera diferente el uno del otro.

Jazz No. 4

Tu alma no se fragmentó en mil pedazos, más bien tu alma se convirtió en mil almas más. Todas del mismo valor y calidad.

Mientras más rota estés, más valiosa eres y más bonita te vez.

Esto no es un rompecabezas para ir armado poco a poco. Esto es un puño de arena que se avienta al mar, y cada grano va cayendo donde el viento lo deja caer.

Despues de todo, caer tampoco es tan malo.

Orgullosos de llegar hasta este momento sin haber matado a alguien y sin que nos hayan matado. Charles dice que somos un cúmulo de pequeñas victorias y grandes derrotas. Quizás el tipo tenga razón.

Nadie es culpable de esto, solo son cosas que pasan. Pero si no te hubieras quebrado no hubieras llegado a donde estas y no hubieras aprendido las cosas que sabes.

A veces hace falta romperse de vez en cuando. Solo para volver a empezar otra vez.

En efecto Yaz, el mundo necesita a las personas rotas.

Más de lo que te puedas imaginar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s