El club de los corazones rotos

Sí, parece que ya había visto el cartel. <<Domingo 19 de mayo, después de las 18 horas, en la biblioteca del pueblo>> Me quedaba a una cuadra, eran las 7 de la tarde, y ya no tenía más domingo que desperdiciar. Cinco minutos después llegué a un pequeño complejo: una mesa larga al fondo, cuatro señoras de la mediana edad sentadas tras la mesa, una de ellas leyendo… (¿Un poema?), varias sillas dispersas, por mucho una decena de personas, aplaudiendo cada que una de estas mujeres terminaba de leer su escrito. Somos un pueblo de más de 30 mil habitantes, y solo unas cuantas almas concentradas en ese sitio asfixiandonos de calor. Todas mujeres y un señor regordete grabando con su móvil las palabras de estas señoras. (Maldita sea, ha estos lugares pertenezco) Llegó el turno de que hablara el pequeño auditorio. Una niña tomó la palabra y la monopolizó, los primeros 30 segundos me sorprendió la soltura con la que hablaba, después de 30 segundos me irritó que siguiera hablando. Gracias a Dios que la matriarca de la mesa la interrumpió y restableció el orden. Pero vino lo peor, todos empezaron a sacar su idolatría por la literatura y como esta salvo sus miserables vidas (carajo, ¿de verdad pertenezco a esta clase de sitos?) y la belleza de la escritura y el poder de la poesía y tanta (¿Cuál es esa palabra?) tanta (¿Cómo dice Bukowski?) ¿porquería?… Gente tacaña que no quiso pagar pastillas y psiquiatras, dejaron todo al poder de las palabras. La vida del escritor es solitaria y con tintes de demencia y suicidio. Entonces vino a mi cabeza una sencilla pregunta: ¿cuánto les pagarán?, esto debe de ser negocio, y entonces me volví a preguntar ¿cuánto valdrán mis letras?, ¿cuánto dinero he desperdiciado todo este tiempo?
Cinco minutos después mis pies bajaban la escalera de acceso a la biblioteca. Caminaron un par de cuadras hacia al sur, bajé una calle larga y al cruzar por una puerta grande y desconocida, reconocí que eso era lo que andaba buscando. Dos minutos después ya había ordenado vodka con jugo de naranja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s