[…]caína

Enganchado.

Como un adicto a sus líneas blancas,

tajando paralelismos cuidadosamente para polvearse la nariz.

Dos, tres horas después;

el síndrome de abstinencia regresa fuertemente como los 7 demonios regresan a su casa después de un recorrido largo y reseco.

Entonces descubro que me hiciste fuerte.

Más de lo que imaginaba.

Porque la voluntad no se me ha doblegado para hacer el bien.

Yo sabía que esto regresaría,

yo sabía que volvería a coger mis líneas blancas y que me daría hasta que la torre se derrumbara.

Pero por más que inhalo, no puedo derrumbar la torre.

Por eso digo que me hiciste fuerte, más de lo que imaginaba.

Quizás sea mi anhelo de ir a buscar un lugar largo y reseco para evitar seguir haciendo estas cosas.

No quiero esperar a que se derrumbe la torre para darme cuenta de que estoy perdido,

sin marcha atrás y viendo como la miseria me toma en su brazos tiernamente.

Así dejaría las letras por la paz.

Así me podría retirar de este oficio, y la creatividad solo se dedicaría a construir mundos imaginarios para que puedas vivir en ellos.

Y no estar desgarrando las hojas para plasmar las pringas de llanto que desahoga la psique.

Pero henos aquí.

En teoría, formando líneas blancas para darme otro polvazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s