Ayer

Hoy recorrí las calles como loco buscando lo necesario.

Atravesé media ciudad por un par de libros.

Navegando entre miles de figuras humanoides y entre bestias de metal.

Obedeciendo luces obscenas y a gente con uniforme.

Respirando el aire fétido y los enervantes aromas de los puestos de comida.

Hoy he visto a una madre persiguiendo los pasos de su hijo y llené de presentes a las hijas de los hombres.

Me dijeron: gracias.

Viendo las primeras hojas del otoño y atajando el frío tenue en el rostro.

Entonces se sintió.

Se sintió el ayer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s