Querido diario

Hoy me encontré a una jovencita en su trabajo estudiando para un examen. Trabajando de 8 a 2 para asistir a la universidad de 3 a 10 (supongo). En sus ojillos vi unas ojeras tan grandes que puedo asegurar que tenían forma de almohadas. Su nombre es Lili y cursa el quinto semestre de la carrera de Derecho. Se sorprendió que la primera legislación jurídica se encontrara en las páginas de Levítico.

Otro día pasaré a decirle que muy probablemente dentro de unos años usará su código civil o el de procedimientos penales para detener las ruedas del carrito de tamales sobre la avenida.

Una respuesta para “Querido diario”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s