Primero escribo, después existo

Algunos ríen,

Otros beben, les agrada la pizza, postean memes, suben fotos de vehículos, motocicletas, adoran la pasta, leen a Cohelo, se toman selfies, viven del Facebook, son adictos al Whatsapp, algunos viajan, se sirven una copa, predican en las casas, tienen hijos, un perro llamado Nerón, construyen parques, centros comerciales, escuchan sinfonías, tocan el acordeón, adoran los zapatos, recetan pastillas, curan a los locos, no dicen muchas palabras, son tartamudos, escriben poesía (¿escriben poesía?), son actores (¡carajo!), inventan palabras, son de la RAE, graban videos, son fotógrafos, cultivan frijoles, cosechan garbanzos, bailan huapangos, instalan sistemas de audio en los carros, manejan taxis, etcétera, etcétera, etcétera (un largo etcétera), hay gente que utiliza mal el etcétera, (y se dicen escritores), especialmente estos últimos son los peores, se consumen en amor propio, otorgándose una distinción elevada por encima del colectivo, sintiéndose dioses, de papel, de tinta, eligiendo quien vive y quien muere, contando mentiras y verdades poco ciertas, presentándose “soy escritor”, y permitiéndose el “él es escritor”, (pero no saben utilizar él etcétera)

Pobres diablos.

Así que: etcétera, etcétera, etcétera…

Una respuesta para “Primero escribo, después existo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s