Ibídem #2

Hay una chica,

De esas que me duelen

Alta y con el cabello ondulado

Distraída y con una sonrisa amigable

Que probablemente no le importe la literatura y pueda aburrirse con Paganini

Sin tantos líos en la cabeza, siendo como dice la gente “feliz”

Llegando tarde a los sitios y quizás peleándose con el tiempo

De esas que no puedo adivinarle el pensamiento, y que podría conquistarla con flores

Llevando con fervor su religión, y creyendo todo lo que se dice desde el púlpito

Tal vez, odiando las labores del hogar y que se la pase cantando lo que sea cuando sus ideas no la perturban

Que quizás no entienda lo que escribo, y no se imagine nunca que le escribo

Y la miro disimulado las pocas horas del jueves y las otras tantas del sábado

Porque tiene algo, no sé que sea, pero lo tiene

De esas que pueden querer a los hombres sin tanto problema, soñando desde hace años con los vestidos blancos y con las casitas del infonavit

Que no te piden tanto, y están satisfechas con las taquerias de Zaragoza

De esas con las que puedes beber de la misma caguama

Con una carcajada escándalosa y una postura relajada

El cabello alborotado por las calles y unas gafas de sol un poco rayadas de las micas

Ya las he visto, mujeres así

De esas por las que un tipo cualquiera podría enloquecer

Matar

O morir

Pero que a mí me duelen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s