Me dan las gracias

Y no es como punto de vanagloria, no, no es nada de eso.
Pero terminamos la sesión, se levantan de la silla y me dan las gracias.
Yo tiro los pañuelos húmedos que me dejan, y por un buen largo rato no logro saber nada de ellos.
Hay algunos que con los ojos hinchados se detienen un momento y me preguntan “cómo me va”
Pero ya están de salida, lo hacen porque quieren pagarme, de alguna manera sienten la obligación de retribuirme pero no traen dinero. No los entretengo
“Ya puedes irte, me va bien” respondo
Y también se pierden por un largo rato
Después, los veo en fiestas, en sus fotografías salen tan tranquilos, tan descansados, con su espíritu desahogado
Pienso: “yo conozco tus pensamientos”
Me los topo por la calle y se avergüenzan de mí, les da pena que los haya visto destruirse
Me ignoran
No los culpo, yo haría lo mismo
Por eso cuando regresan puedo atenderlos sin remordimientos

Así han pasado los días, las semanas y los años
No he recibido ningún solo cheque con el concepto de pago de honorarios.
“tengo el don”, dicen (?)
Muchos le sacan la vuelta a este trabajo porque temen no saber que decir.
Yo siempre tengo algo que decir. Siempre acomodo las palabras para que suenen bonito.
Las hago confiar en Dios, cuando a veces yo no sé si creo en Él.
Les doy esperanza, cuando no sé si yo quiero seguir viviendo mañana.
Oro con ellos, pero en mis propias oraciones no tengo la certeza de que sean escuchadas.

Cuando algunos van a morir, me vienen a buscar,
Tomamos una última copa
Los acompaño hasta la línea, me despido y digo: “te espero aquí cuando quieras regresar”
Siempre dicen que lo harán pronto
Una mentira tan común

He sido el último abrazo genuino
El baúl que guarda sus promesas y secretos
El que repara
El que repara a la gente rota, pero en realidad yo no lo hago, solo escucho y hago preguntas
Escucho y pregunto
Desenrredo

Esto es jodido

Me pregunto si cuando me toque morir, alguien quiera tomarse una última copa conmigo
Me acompañe hasta la línea y después del abrazo me diga “aquí te espero”

A veces me pregunto “cuántas personas tienen que pasar todavía para que me toque sentarme en la silla, humedezca los pañuelos y no se vaya”

Esto es importante
“y no se vaya”

Mientras tanto, se despiden y dan las gracias
Siempre me dan las gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s