30 Enero

Hoy vi dos gorriones y las cuentas bancarias estaban en cero.

Pagando el desayuno con el último Nezahualcóyotl de la billetera, después llegaría la incertidumbre.

Siempre es más difícil la vida cuando existe incertidumbre…

En los oídos, una playlist recién sacada para disfrutarse con la compañía del recuerdo.

El suave tinto del recuerdo.

¿Cómo hemos sobrevivido estos años?, ¿Cómo le hemos dado tanto dinero al banco?

Pero veo los gorriones alborotados en el suelo, comiendo las migajas de pan que encuentran. Si prestas atención un poco, puedes encontrar una agradable sonrisa en su rostro.

Tan pequeños, y tan felices juegan alborotados a mis pies.