El Jack

May 2017.

Para Rebeca:

Era una bendición económica que el Jack Daniel’s fuera vendido en botecillos de 355 ml.

Era reconfortante saber que estaba ahí para mí .

Y siento una tristeza grande que aún estando en casa, no pueda saciarme del antojo con vehemencia etílica.

Probablemente compraba Jack Daniel’s porque la señora del mostrador se parece mucho a ti.

Juraría que tiene el mismo lunar en el nacimiento del labio superior de la boca del lado derecho.

Cuantas veces quise tomar de tu boca para saciarme con vehemencia etílica.

Sería una bendición económica que estuvieras en botecillos de 355 ml.

Así te bebería por las noches en la azotea, miraría la luna y te sorbería trago a traguito.

Pero es una tristeza grande que no pueda hacerlo, porque no vienes en botecillos de 355 ml.

“De otro será de otro” quién te beberá para saciarse con vehemencia etílica de ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s