El retiro

Ene 20:

Me largué con vítores de desprecio de la literatura.

Mandé al cuerno las letras porque estas no me dan de comer.

Por obvias razones solo era la ociosidad el impulso motor para escribir.

Me di cuenta que la gente cree lo que escribes,

Al menos el pequeño porcentaje antianalfabeta.

La inmensa mayoría no se inmuta por las publicaciones.

Ayer escuché la frase “la gente quiere leer novelas no sermones”,

la gente de hoy prefiere ver novelas que leer sermones.

El amor se acaba,

los sentimientos de coraje o remordimiento aparecen en las plumas entintadas

Es un tortuoso camino el de ser escritor,

porque la mayoría de las veces no se sabe escribir.

En la vida real,

no necesitas escribir,

necesitas ganar dinero.

Dinero para llevarse el pan.

En las agencias de empleo no te preguntan si sabes escribir,

solo evalúan tu capacidad para producir activos.

Las letras se vienen suicidando en el filo de los Arcos.

En colectividades inmensas mueren las palabras.

Me retiro de esta onda para no acabar también en el pavimento duro de Bernardo Quintana.

Estoy viviendo mi literatura contemporánea de Bukowski,

buscando espacios en los márgenes de los periódicos para llenarlos con cualquier tontería.

No sé cuantas veces he oído que las letras sirven para curarse…

Maldita sea

No necesito curación,

necesito dinero

y menos hojas en blanco para escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s