Si me vas a querer, quiéreme bonito…

Porque eso de andar viendo si te convenzo,

Va a estar muy jodido.

Mi mente es demasiada vieja como para esperar,

Y mi cuerpo es demasiado joven como para perder el tiempo.

Soy abogado por profesión,

Pero puedo convertirme en cualquier cosa que desees;

Menos en tu chico ideal, porque eso no funciona.

Escribo poesía,

Escucho rock,

Y bebo Whisky… mucho whisky.

Las cosas son muy simples para mí;

o son, o no son.

No puedo con esa gente que aparenta santidad y su alma está podrida,

Sujetos así, se les nota los cuernos a distancia.

Siempre desprecié la adulación y el respeto,

Prefiero ser invisible y no caer de un sexto pisto.

Y si sigo vivo,

Es gracias al poder de las pastillas, la literatura y el alcohol.

Por eso puedo jactarme que siempre tendré tema de conversación.

La última chica que estuvo conmigo,

duramos 8 horas al teléfono una noche.

Nos faltó insomnio y oscuridad para terminar la charla.

Quiero pensar que la hacía sentir bien.

Ergo…

Y, ¿Qué más te puedo decir?

Palabras son las que me sobran,

Hasta podría inventar un nuevo vocabulario,

Sí, te enseñaría a hablar en glíglico,

y dejarte una sonrisa enorme toda la vigilia.

Pero, ¡vamos cariño!, ¿no es eso lo que buscas?

Los hombres somos máquinas simples,

Con dos palanquitas y un interruptor de encendido.

Yo me desgracié la existencia colocando botones de más en la cabeza,

De modo que soy así,

Así vivo,

Como si a el mundo le faltara una tuerca.

Créeme que no puedo sentarme los domingos por la tarde a ver televisión,

Gritarle al árbitro de fútbol,

O extasiarme con el sonido de un motor.

Y no es porque tenga algo contra ello,

yo mismo he sido mecánico, y mis manos se han ensuciado de grasa.

Pero hay una vocecita que me dice:

“Oye tío, te vas a morir haciendo eso”

Y, ¿qué quieres que le conteste?

A veces,

le pregunto a Dios porque su hijo tuvo que morir por sujetos como yo.

gente que se descarna por entender cosas que no deberían existir,

Que sabe lo que es tener resaca,

Llorar en invierno,

Escuchar el silencio en una habitación,

Y comer atún toda la semana.

No me pidas certidumbre,

Porque camino como si ya hubiera transitado mil veces por esa calle,

Pero la verdad, me la paso improvisando a cada paso.

Soy como Arquímedes:

“Dadme un punto de apoyo, y moveré al mundo”

¿Piensas que tú tampoco lo tienes?

Entonces no me juzgues por querer atrapar al viento.

Si te das cuenta,

las personas viven como si nunca fueran a morir.

Aún tú,

Que estás leyendo esto,

y opinas que la muerte sigue siendo un mito del que nunca formarás parte.

Camus dice que la razón para seguir viviendo es la misma para poder morir.

Que no te apene pensar así.

No tienes la culpa,

Yo ya imaginé las flores que pondré en la lápida de mi madre.

Y me conforta saber que no le veré el rostro a quien las coloque en la mía.

Por eso te digo:

Si me vas a querer,

Hazlo bien,

Quiéreme bonito,

mientras dure.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s