Fe

Yo solo estoy esperando ver un cielo negro,

Madres llorando que buscan con desesperación a sus hijos perdidos,

Las calles repletas de gente corriendo con miedo,

Edificios cayendo a pedazos, automóviles incendiados,

Los relámpagos y truenos lapidando a los rascacielos,

El humo gris expandiéndose por toda la metrópoli.

Yo estoy ahí, contemplando la escena.

Un sujeto me dice:

¿Por qué no corres?

¿Tendría algún sentido?, respondo.

Otro temblor se siente debajo de los pies,

Las personas salen como hormiguitas de su nido, corriendo de allá para acá,

Alarmas de sismos encajan con los gritos marcados del humano.

La tierra se abre, los resignados saltan al abismo de ella,

En mi cabeza Edith Piaf empieza a cantar.

(Non, rien de rien

Non, je ne regrette rien)

Y un tipo que se precipitó del octavo piso cae a mis pies,

Me salpica el pantalón,

Todos corren,

Ni Christopher Nolan pudo haber plasmado esto.

(Ni le bien, qu’on m’a fait

Ni le mal, tout ça m’est bien égal)

Los hombres buscan la muerte, pero no la encuentran

Yo estoy ahí, siguiendo la pista en mi memoria

(Non, rien de rien

Non, je ne regrette rien)

Mientras, del cielo llueve fuego y granizo

(C’est payé, balayé, oublié

Je me fous du passé)

“Es el dedo de Dios” grita alguien a mi espalda.

Idiota, no es ni siquiera la uña,

Non, je ne regrette rien

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s