Déjame pregunto algo

Que dicen que me estoy convirtiendo en un adicto,

Que ya se imaginan que digo que la puedo controlar,

Que el humo,

Que los pulmones,

Que voy a perder la memoria (ojalá),

Que solo te permiten tener 28 gramos (el congreso aún lo define)

Que es el medio que yo uso para huir de la realidad (Quizás)

Quizás (?)

Pero déjame pregunto algo:

¿Entiendes qué significa vivir encerrado todo el tiempo en un cuarto tan obscuro y pequeño, como lo es la cabeza?

Y sentir que miles de diminutos alfileres piquen los circuitos nerviosos del cerebro,

Para hacerte chillar como nene recién nacido.

Déjame pregunto algo:

¿Qué harías por quitarte eso de encima?

¿Resignarte?

¿Qué?,

¿No lo sabes?

(?)

¿Sabes que se siente despertar con una voz en la mente diciendo que debes morir?

Si lo sabes,

Comprenderás que no se busca felicidad,

Al menos tener un poco menos de dolor.

Karen me reprochaba a mis 15 años de porqué éramos así,

Pero créeme,

Karen no sabe que la novena de Beethoven suena espectacularmente diferente con su aroma,

Y encuentras un mar blanco-profundo de paz.

Déjame pregunto algo:

¿Quién no se convertiría en un adicto por eso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s