Que se queme el mundo

Que se queme la hierba los lunes a las 8 a.m,

Que se queme la casa y por las ventanas salga el humo del fuego,

Que las llamas consuman a los habitantes de la cuadra,

Para que puedan ser libres,

Para que puedan ser felices,

Que se quemen las sabanas de la cama,

Con las que cobijamos los miedos,

Los libros del estante, la pijama,

Que se quemen las ideas de la cabeza,

Que el alma quede verde por las tardes,

A las 4 con 20 para incinerar el dolor,

Que se queme mi cuerpo, mi memoria,

Todo eso que me malluga el corazón,

Que mis alas se incendien, para que no pueda volar más,

Convertirme en cenizas para que el viento me lleve de allá para acá,

Como lo hace el olvido.

Y navegar por el cielo tal y como lo hacen las aves.

Que se queme el amor,

Que se queme la vida,

Que me queme yo,

Que se queme el mundo.

Verlo arder sería una sinfonía de paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s