J. Sabines

Pienso en ti mientras limpio mi pipa de pyrex y en la calle llueve.

Pienso en ti, y en la bocina se escucha Since i’ve been loving you.

Mi brazo izquierdo dice 4:20, sería algo que no tolerarías.

Menos que la combinara con las pastillas moradas que receta el psiquiatra para ser feliz.

“¿Me dejarías ser feliz?”

Pregunta obligada, porque encontré otro camino,

Uno donde tú y yo no podemos ser, ni esta vida ni en la otra.

Porque es muy distinto decir: sé lo que me espera, a decir, lo estoy esperando.

Yo espero la muerte, como ese amigo que viene de visita desde un lugar distante.

Y que puedes verlo a los ojos dos o tres veces en la vida,

pero cada que llega se lleva algo valioso y en su próxima visita vendrá por ti.

Lo espero con una taza de café en la mano, y con mi boca dibujando estelas de humo en el aire.

E ahí la gran diferencia entre nosotros:

Porque tú me querías para vivir, supongo.

Más yo lo hacía para poder morirnos en algún poema de Sabines.

Ahora en la bocina suena DÁKITI y la lluvia sigue cayendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s